Entradas

Google Perspective: el nuevo enemigo de los trolls

Google crea una nueva herramienta para eliminar todos los comentarios vejatorios, amenazas e insultos de forma automática para ayudar a construir una red más sana y enriquecedora.

 

Los trolls de internet tienen un nuevo enemigo. Google está desarrollando una nueva herramienta para eliminar los comentarios vejatorios, amenazas e insultos de forma automática para convertir internet en un lugar mejor, sin la presencia de usuarios molestos y desagradables. Esta herramienta, aún en fase beta pero con vistas a salir a la luz en unos meses, se llama Perspective.

¿Cuántos de nosotros hemos participado en una conversación en internet, ya fuera en redes sociales, foros o en Youtube, y ha acabado por convertirse en una discusión fuera de tono y con comentarios fuera de lugar? ¿Cuántas veces hemos presenciado el maldito debate sobre si es mejor el doblaje en español o en latino en Los Simpson? Google quiere acabar con los usuarios nocivos y que la red sea también más habitable para los más jóvenes de la casa.

Esta inteligencia artificial modera comentarios y elimina insultos y amenazas. Su creador, Jared Cohen, asegura que la inteligencia artificial aprenderá rápido. Hasta entonces será un grupo de moderadores físicos quien seleccione los comentarios vejatorios hasta que la aplicación aprenda a expulsar a estos usuarios por sí sola.

Aunque esta aplicación nace con un debate bajo el brazo. El de si debemos asumir la cibercensura y que nuestros comentarios acaben siendo eliminados no por el uso de palabras malsonantes, sino por opiniones indeseadas o comentarios críticos. Solo queda esperar.

El uso de la tecnología para explotar nuestras habilidades

El mercado de trabajo ya no es un mundo estático al que acudir en busca de empleo, sino que las nuevas tecnologías lo han cambiado por completo para que la comunicación sea recíproca y en algunas ocasiones sea la propia empresa la que vaya a buscar al trabajador gracias a su uso de las nuevas plataformas.
tecnología explotar habilidades

El mercado laboral siempre ha sido un lugar de peregrinaje. Un mundo al que acudir para enviar currículums y esperar una respuesta que en muchas ocasiones no llega. Hasta hoy. Gracias a las nuevas tecnologías y las plataformas sociales, muchas personas se han cansado de esperar y han puesto en marcha su propio plan de imagen y marca. Así, en muchas ocasiones, ha sido el propio mercado el que ha acudido a ellos para contratarlos.

En el mundo de la comunicación ya se considera indispensable la necesidad de estar presente en internet y las redes sociales para resultar relevantes. Debemos aprovechar la conexión sin fronteras que está al alcance de nuestra mano para dejar de ser sujetos pasivos y pasar a convertirnos en activos. Esto es, aprovechar los diferentes canales que se nos brindan para destacar por encima del resto. Facebook, Twitter, Instagram o Youtube son unas herramientas excelentes para crear contenido de calidad y destacable, que nos haga ser válidos en un mercado tan masificado.

Aunque la facilidad para comunicarse es una habilidad casi innata, para destacar también se necesitan otras que los jóvenes ya poseen por el hecho propio de serlo. El manejo de las plataformas digitales y el lenguaje de estos medios los dominan a la perfección como para ser capaces de atraer la atención de las empresas más importantes del mercado. Así, con trabajo, tesón y una constante actualización y aprendizaje, se puede lograr prosperar con la simple ayuda de uno mismo, un teléfono móvil y un ordenador.

Es cierto que las redes sociales nacieron o fueron concebidas como medio de ocio y entretenimiento, pero utilizarlas para nuestro propio bien laboral es un hecho que debemos empezar a practicar. Solo se necesita ser transparente y entender al público y sus necesidades. Al final, casi como consecuencia, el éxito estará a la vuelta de la esquina.

Las 10 personas que más dinero ganan en Instagram

Las redes sociales hace tiempo que dejaron de ser un mero pasatiempo para pasar a ser una verdadera fuente de negocios.

Cristiano Ronaldo Instagram

Instagram solo tardó dos años en ser comprada por Facebook. La aplicación, creada por Kevin Systrom y Mike Krieger, fue lanzada en App Store de Apple el 6 octubre de 2010. El 9 de abril de 2012 la compañía de Mark Zuckerberg la compraba por 1000 millones de dólares. El por qué estaba claro: Instagram apuntaba a convertirse en un verdadero mercado. A día de hoy, la red social acumula más de 700 millones de usuarios.

¿Qué te parecería cobrar 550.000 dólares por una foto en tu perfil? Pues es la cantidad que cobra la número 1 en esta red social.

1. Selena Gómez (123 millones de seguidores)

La cantante estadounidense y reina de Instagram utiliza esta red social para promocionar sus proyectos y su imagen, pero también para patrocinar productos, que le reportan nada más y nada menos que 550.000 dólares por cada foto.

2. Kim Kardashian (101 millones de seguidores)

La celebridad norteamericana ganó el año pasado 50 millones de dólares gracias a sus publicaciones en redes sociales. Kim Kardashian utiliza Instagram para patrocinar sus productos de belleza, vitaminas y productos, y gana 500.000 dólares por cada publicación.

3. Cristiano Ronaldo (105 millones de seguidores)

La imagen de Cristiano Ronaldo con sus dos nuevos hijos ha tenido casi 8 millones de me gustas en Instagram. Prueba del poder que tienen algunas celebridades en sus redes sociales, capaces de llegar a un público tan inmenso. Así, el futbolista portugués puede llegar a ganar 400.000 dólares por publicación.

4 y 5. Kylie y Kendall Jenner (95,6 y 81,7 millones de seguidores)

La diseñadora y menor del clan Kardashian tiene su propia marca de productos de belleza y moda, y también es una de las ricas de Instagram, capaz de conseguir 400.000 dólares por publicación. Por su parte, Kendall completa el top 5 con 370.000 dólares por contenido promocional.

6 y 7. Khloe y Kourtney Kardashian (68,3 y 58,1 millones de seguidores)

Las dos hermanas de Kim también se lucran gracias a Instagram promocionando sus marcas de productos dietéticos, ropa y hasta aplicaciones móviles.

8, 9 y 10. Cara Delevigne, Gigi Hadid y LeBron James (40,4, 34,9 y 30,7 millones de seguidores)

La actriz y modelo, la modelo y el jugador de los Cleveland Cavaliers pueden obtener gracias a sus cuentas de Instagram hasta 150.000 y 120.000 respectivamente.

Como ven, el mercado no se acaba con las páginas web y la compra por internet, sino que las redes sociales ofrecen la oportunidad de potenciar un negocio. Creando un diálogo enriquecedor y ofreciendo contenidos divertidos o interesantes se puede acabar generando un gran público al que promocionar nuestros productos.

El spot cae en desuso en el fútbol español

Lejos quedan los años de anuncios míticos, como «Ya estamos aquí», del Atlético de Madrid para la temporada 2002-2003.

El spot se desvanece en el mundo del fútbol. Cuanto más se internacionaliza este deporte, más se convierte en un negocio y más se disparan las desorbitadas cifras de los fichajes de futbolistas, más cae en el olvido el que en origen fue el sustento de todo esto: el aficionado medio. Hace años las campañas publicitarias iban destinadas a estos, ya que los abonos suponían el grueso de los presupuestos de los clubes. Ahora, con la venta de derechos televisivos y la ampliación de los mercados, son otros los principales ingresos anuales de las diferentes entidades.

Gracias a los diferentes spots a lo largo de la corta historia de la televisión hemos sido testigos de verdaderas obras maestras publicitarias. El spot «Ya estamos aquí», por el que el Atlético de Madrid lanzaba su campaña de abonados para la temporada 2002-2003, se ha convertido en un auténtico mito tanto para los aficionados colchoneros como para todo consumidor de televisión. En general, el club rojiblanco se ha erigido en baluarte y máximo defensor de este tipo de contenidos publicitarios.

Pero la realidad es que los clubes recurren cada vez menos al spot publicitario, y este va muriendo cada vez poco a poco. Las redes sociales, las páginas web y la posibilidad de tener una cadena de televisión propia restan eficacia a este tipo de productos, que aspiran más a convertirse en virales y quedar en una mera anécdota que en obtener verdaderos beneficios económicos. Para la campaña 2017-2018 solo el Celta, Real Sociedad y la UD Las Palmas han grabado ya un spot. A falta de que avance el verano y se presenten algunos más, no se espera que los demás les sigan la corriente.

Los nuevos tiempos traen nuevas herramientas para llegar al público. El spot siempre ha sido y es una de las más importantes, pero hoy en día hay que combinarlo con otros canales para llegar a todas las audiencias posibles, aunque nuestro tema sea uno tan concreto como el fútbol. One Produccions te facilita todo tipo de canales para llegar a tu audiencia. Realizamos spots, sí, pero también manejamos internet, redes sociales y las herramientas más novedosas para que el mensaje cale, que al fin y al cabo es lo que cuenta.

Spot Atleti

El síndrome de Diógenes digital

¿Cuántos de nosotros disparamos fotografías a diestro y siniestro en momentos que no lo requieren y las acumulamos sin demasiado sentido?

Sindrome Diogenes digital

La página web Xataka publicaba recientemente un artículo sobre este asunto. Sobre si somos acumuladores de basura natos en nuestros teléfonos móviles. También si tenemos un comportamiento adecuado con respecto a su uso. Nosotros nos hacemos eco de esta publicación y realizamos nuestra propia reflexión sobre el asunto.

Según la medicina, el síndrome de Diógenes es un trastorno del comportamiento que consiste en la acumulación de grandes cantidades de basura y desperdicios en el hogar además de un abandono social y personal, resultando en un grave problema de salud física y mental. La denominación hace referencia a Diógenes de Sinope, filósofo griego que adoptó y promulgó hasta el extremo la independencia entre las necesidades materiales y los ideales de privación. Así, la acumulación de cualquier tipo de elementos es lo contrario a lo practicado por el citado filósofo.

Con la llegada de la era digital, este síndrome, llevado a un extremo en la comparativa con los casos reales, se ha multiplicado por 1.000 hasta el punto en el que todos y cada uno de los usuarios de un teléfono móvil nos hemos convertido en potenciales sufridores de un síndrome de Diógenes digital. No desatendemos la higiene personal ni acumulamos kilos de basura física. Tampoco nos aislamos de la sociedad… ¿o quizá sí?

¿Cuántos de nosotros tenemos en nuestro teléfono móvil decenas y decenas de fotografías tomadas sin pensar y las acumulamos con el paso del tiempo? ¿Cuántos hemos dejado de vivir un acontecimiento en directo y nos hemos aislado para atraparlo en la memoria de nuestro dispositivo? Además, con la llegada de aplicaciones como Whatsapp la galería de nuestro teléfono se ha convertido en un contenedor infinito de archivos, la mayoría poco o nada valiosos ni sentimental ni artísticamente, que en vez de filtrar cada cierto tiempo tendemos a ampliar con la compra de nuevas y mejores tarjetas de memoria.

No es pertinente tampoco pedir una vuelta al pasado. A aquellos tiempos en los que esperábamos deseosos al revelado del carrete de nuestra cámara analógica para ver el resultado de nuestros disparos. La tecnología actual nos ha brindado la oportunidad de tener cámaras muy potentes en nuestros bolsillos, capaces de obtener un excelente resultado, más que suficiente en la mayoría de las ocasiones para poder rememorar un momento especial.

Quizá la solución para evitar imágenes como las que se producen en conciertos, partidos de fútbol, procesiones y hasta funciones escolares sea única y exclusivamente la mesura. Saber controlar y medir en qué momento merece la pena sacar nuestro teléfono y en cuál resultará mucho más enriquecedor dejarlo cogiendo pelusa en el bolsillo para presenciar algo en vivo y purísimo directo. Al fin y al cabo, en eventos de gran magnitud hay profesionales encargados de que podamos revivir esos momentos cuando lo deseemos. Esa es la labor de productoras como la nuestra, One Produccions.

Para terminar, ser un buen usuario de nuestro teléfono no solo nos servirá para ser respetuosos con nosotros mismos y los demás, sino que también nos ayudará a mejorar en otros muchos aspectos de nuestra vida.