¿Es momento de que la cámara frontal sea mejor que la trasera?

, , , , ,

La popularidad de las redes sociales y los selfies han provocado que los usuarios den mayor uso a la cámara frontal de sus dispositivos

Hoy en día tener una buena cámara fotográfica en el teléfono es algo habitual y que se da por hecho, pero no siempre fue así. Hace ya 17 años del primer teléfono móvil de uso popular con cámara fotográfica. Se trataba del J-SH04, de la compañía japonesa Sharp.

No fue hasta el año 2002 que los teléfonos con cámara frontal incorporada desembarcaron en Estados Unidos con el modelo SCP-5300 de la marca Sanyo, también nipona. Este modelo incorporaba herramientas como el flash y el balance de blancos, entre otras. Sin embargo, el que supuso un gran salto cualitativo fue el Nokia 7650, marcando un hito en la historia de la telefonía con una cámara de 0.3 megapixeles y una resolución de 640×480 VGA.

Tras tantos años de avances tecnológicos, la mayoría de los dispositivos móviles tienen no solo simples cámaras de fotos, sino unas capaces de capturar instantáneas de altísima calidad y vídeos de resolución 4K, pero el devenir de la tecnología no lo marcan solo las compañías, sino también los usuarios. Así, las redes sociales y el uso que los internautas han hecho de ellas han propiciado una drástica evolución de las cámaras frontales, que en algunos casos se utilizan más que sus vecinas de la parte posterior.

Instagram, la red que más rápido crece y que a día de hoy posee ya 700 millones de usuarios, es la más clara muestra de que las fotografías tomadas con ambas cámaras se encuentran casi a la par en volumen de publicaciones. Mientras unos aprovechan para sacarse selfies grupales en lugares emblemáticos o simplemente para mostrar su amistad y utilizan las cámaras frontales para la herramienta Stories, otros se benefician de la calidad de sus cámaras para capturar bellas instantáneas o los momentos más íntimos de sus vidas.

No queda claro que la cámara tenga que ser mejor que la posterior, pero sí que la tendencia de que sea de mayor calidad cambie por una igualdad entre ambas. Cierto que es que la pantalla del teléfono da menos espacio para instalar un objetivo de mayor capacidad, pero la tecnología ya nos ha sorprendido en multitud de ocasiones como para que lo vuelva a hacer una vez más.

Por ahora ya hay cámaras frontales de 8 megapíxeles con una apertura f/1.7, y en unos meses seguro que experimentamos multitud de mejoras en esta materia.

Cómo saber si la cámara de tu móvil es buena

, , ,

Si eres de los que se fija en la cámara por encima del resto de elementos a la hora de comprar un teléfono móvil, este artículo te interesa

Como veníamos contando en el artículo anteriordel blog, hoy en día la mayoría de los usuarios de telefonía móvil que gustan de hacer fotografías a nivel amateur para sus redes sociales o álbumes personales, hace mucho tiempo que dejaron de llevar encima una cámara compacta digital para cargar únicamente con su dispositivo móvil. Aún no han llegado a igualar las prestaciones de una cámara réflex digital, y es harto complicado que esto suceda, pero la tecnología avanza y las cámaras de nuestros teléfonos cada vez son más punteras.

A menudo tendemos a pensar que el número de megapíxeles es indicativo de la calidad en una cámara de fotos, pero nada más lejos de la realidad. Los megapíxeles son una unidad de tamaño. Cuantos más haya, más grande será la fotografía, pero si para que una fotografía se vea de manera correcta necesitamos aproximadamente 2 megapíxeles (1080p) como mínimo, para qué obcecarnos en que nuestra cámara tenga más de 20?

Sin embargo, la capacidad que tenga nuestro teléfono de recoger luz sé medirá las bondades de su cámara. Como regla básica, si un teléfono es capaz de capturar buenas imágenes nocturnas o con poca luz, su cámara será indudablemente buena. Aquí entran factores como la apertura focal. Cuanto más pequeño sea el valor del número “f/”, mejor. Así, lo habitual en móviles de alta gama es que ronde los f/2.2 o f/2.0.

Otro factor a tener en cuenta es la velocidad de enfoque. Si nuestro móvil es rápido seremos capaces de capturar una instantánea sin echar el momento a perder. Asimismo, intenta que tu móvil tenga OIS (estabilización óptica de imagen) para evitar que las fotografías salgan movidas -a no ser que tengas el pulso de un cirujano-. Pero el súmmum de las cámaras para móviles es el modo profesional, aquel que nos permitirá guardar archivos en formato RAW (brutos y sin procesado), modificar el enfoque, variar la velocidad de exposición o el ISO.

El ocaso de las cámaras compactas

, , , ,

El avance constante de los teléfonos móviles las relega a un segundo plano

cA?mara compacta

La telefonía copa una gran parte de la actividad de la industria tecnológica. Pasan, no ya los años, sino los meses y los avances se suceden sin descanso. A su vez, en pocos años hemos pasado de la tendencia al uso de teléfonos minúsculos o con tapa, a la utilización de aparatos de un tamaño considerable cuya pantalla nos facilita su manejabilidad y nos permite la utilización de multitud de herramientas para la vida diaria. Entre ellas, claro está, la cámara.

Las redes sociales han influido notablemente en la mejora de las cámaras de los dispositivos móviles. Sin ellas, no había necesidad de tomar imágenes de nuestra vida a diario. Sin la necesidad de compartirlo en nuestros perfiles sociales, no nos hacía falta tener una cámara de fotos en el bolsillo. Por eso acudíamos a las cámaras digitales compactas. Eran útiles para reuniones familiares y viajes, y el resto del tiempo permanecían guardadas en el cajón esperando el siguiente evento.

Con la consolidación de Facebook y, más recientemente, Instagram, y la necesidad de compartir nuestras vivencias, los teléfonos móviles empezaron a orientarse hacia esta tendencia proporcionándonos cada vez dispositivos más grandes, con mejor resolución y con cámaras cada vez más avanzadas. Así, con el paso del tiempo, la tendencia se ha impuesto hasta abocar a las cámaras compactas digitales al ostracismo.

Con el 5G a la vuelta de la esquina, el internet de las cosas y la interconectividad de todos los aparatos electrónicos del hogar, parece evidente que la telefonía seguirá evolucionando sin frenos. Con ella, sus objetivos fotográficos, que pronto alcanzarán cotas insospechadas de calidad. Mientras, nuestras cámaras compactas digitales quedarán enterradas bajo el polvo en nuestros cajones.

La realidad virtual llega a las montañas rusas

, , , , , , , ,

Los parques de atracciones en general y las montañas rusas en concreto son una fuente inagotable de diversión para todas las edades. Pero ahora Six Flags ha decidido ir un paso más allá y reinventar la montaña rusa tal como la conocemos hoy en día. ¿Cómo? Añadiéndole gafas de realidad virtual Samsung Gear VR para transformar la experiencia.

Concretamente la realidad virutal se aplicará en atracción Shock Wave en Six Flags Over Texas a partir del 10 de marzo, a Dare Devil en Six Flags Over Georgia a partir del 12 de marzo y a The New Revolution en Six Flags Magic Mountain a partir del próximo 26 de marzo. Posteriormente, también se utilizará la realiadd virtual en Ninja en Six Flags St. Louis, el SteaminA?Demon en The Great Escape y Goliath en Montreal.

Por lo tanto, a partir de ahora en las montañas rusas se crearán mundos de ficción de 360º con temática de Superman. Habrá que probar esta nueva experiencia tecnológica y virtual.

Más información: One Produccions | One Media

El robot de Apple que recicla iPhones

, , , , ,

En la última presentación oficial de Apple se presentaron algunos avances sobre los productos de la marca: algunos relacionados con nuevos lanzamientos y otros con referencia a artículos que ya dejarán de fabricarse y venderse. Entre las novedades, la compañía estadounidense presentó un dispositivo que nadie esperaba y que, sin embargo, sorprendió a todos los asistentes y al público en general.

Hablamos de Liam, un potente robot cuyo trabajo será el de desarmar iPhones y otros dispositivos de Apple para contribuir a su reciclaje. Esta iniciativa, llamada Apple Renew, nace en respuesta a las numerosas críticas a la compañía en relación a los componentes dañinos y difíciles de reciclar que utilizan para sus aparatos. Así, cualquier usuario de la marca podrá acercarse a una Apple Store para dejar su antiguo dispositivo y recibir a cambio una tarjeta regalo en función del aparato que ha dejado.

El robot Liam consta de un total de 29 brazos y, aunque de momento sólo está programado para desmantelar iPhones, poco a poco podrá hacerlo con otros dispositivos de Apple. Lo más sorprendente es el tiempo que invierte en el reciclado: sólo tarda 62 segundos. El mismo proceso llevado a cabo de manera manual tomaría unos siete minutos. Apple Renew es una apuesta por el medio ambiente y la empresa pronostica reciclar más de 1,2 millones de iPhones.

Más información: One Produccions | One Media